Inicio > Historias > Whale in a box

2003-09-18

Whale in a box
Mientras a petición de dos extraños amigos trato de recordar los detalles de mi primer encuentro con "Patas Flacas", arácnida compañía de los apretones veraniegos, avanzo en la definición de una ética de la cautividad hablándoles de una excursión al bellísimo acuario de Valencia, cuyo cuidado y moderno aspecto, sin embargo, esconde alguna dolorosa paradoja. Empezamos admirando un puñado de enormes tiburones toro capturados en aguas de Florida que se mueven con toda la cachaza de los de su especie en una piscina relativamente pequeña, causando el alborozo de los visitantes. ¿Escrúpulos? Al fin y al cabo se trata de un pez tan hermoso como amenazado, y su visión ayuda a propagar admiración, empatía y respeto donde antes había sólo miedo, prejuicios e indiferencia ante una extinción más que probable a corto plazo. Además, el empezhinamiento es algo bastante frecuente en los humanos (véanse, si no, los acuarios de Baby), que ya estamos acostumbrados a ver a tan remotos antepasados tras las paredes de una pecera.
Ahora viene la parte parcial y demagógica, así que si no van a estar de acuerdo es mejor que abandonen el texto o moderen sus improperios en los comentarios, que por cierto son editados a discreción de los ponentes de este blog

Sin embargo, forzando los límites de la ética del cautiverio animal, este acuario incluye un indecoroso espectáculo de delfines amaestrados presentado con la parafernalia propia de la tómbola de los jamones o la atracción del pulpo mecánico de las ferias de mi pueblo. A soplo de silbato, los delfines ejecutan ¿graciosas? cabriolas bailando rock and roll o asintiendo con la cabeza a los chistes de los domadores que, condescendientes, insisten en pedir el aplauso también para los actores secundarios de la función a quienes por otra parte parece bastarles con la ración de anchoa que reciben tras cada truco. Debe decirse que el espectáculo tiene un marcado tono pedagógico, gracias al cual aprendí, que no lo sabía, que los delfines tienen cuatro aletas: una caudal, dos pectorales y otra que no me acuerdo, amén de un agujero en la chepa por donde respiran, y también que se rién cuando les dan una anchoa. En cualqueir caso, el eje temático mejor desarrollado en el show es la capacidad humana para disfrutar de la desgracia ajena. Profundizando en esta línea, a pocos metros de allí cualquier atisbo de sonrisa se hiela ante la tristísima visión de dos ejemplares de beluga atrapados en una piscina que se ve a la vez grande y pequeña. Los animales, enormes, nadan por un remedo de paisaje helado sin perder de vista una puerta enrejada ante la que, de vez en cuando, se quedan parados como esperando a que alguien decorra el cerrojo que en su imaginación cetácea debe separar su decorado de cartón piedra del mundo de icebergs, osos y focas del que quizá provengan, por más que la realidad marina más próxima sea un caldoso Mediterráneo en el que a estas alturas apenas podrían mantener alguna conversación con algún atún desechado por leproso, canijo o poco graso.

Porque aquí Marilyn y yo pensamos arbitrariamente que ballenas y delfines, al contrario que peces y culebras, comparten con nosotros la capacidad de soñar, dicho sea sin ánimo de escándalo antropomorfizante. Y si no fuese así, ¿a quién se le habrá ocurrido entrenar a esas pobre belugas a sacar la nariz entre las rejas?


posted by vendell 02:21

5 Comments


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://verbascum.blogalia.com//trackbacks/11429

Comentarios

1
De: Anónimo Fecha: 2006-11-14 00:42

por donde respiran lo osos



2
De: ana paulina sandran karina Fecha: 2006-11-14 00:43

por done respiran los osos



3
De: QUE TI Fecha: 2009-01-16 01:14

POR DONDE RESPIRAN LOS OSOS



4
De: Manuela Fecha: 2009-10-14 15:41

digan algo mas cortooo!!!!



5
De: Nacho Fecha: 2009-10-14 15:42

holaa..!!!



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 50.19.34.255 (0d151057bc)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

Past
<Febrero 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28        






The verbascum files


Daurmith en Babel
Jaio, espiando
El Pez
El Paleofrik
Willy Sifones
Amelia Mateo
Pawley
Peke
MH
Césare
microsiervos
Lynx
Pereiro
León
Cristobo

Blogalegos ilustres



Blogalia