Inicio > Historias > Una tarde cualquiera

2002-05-26

Una tarde cualquiera















A eso de las seis un anciano que estiraba las piernas en una paradinha de la autopista vio pasar a una pareja en un coche pequeño. Fue sólo un instante, pero le pareció que ambos sonreían sin mirarse. A esa hora una hermosa luz de primavera se colaba entre las nubes oscuras y yo pensaba en el silencio. Generalmente cuando voy en coche con Marilyn no hablamos demasiado, quizá porque ella se duerme en cuanto se queda quieta y a mi la carretera me pone melancólico. Pero hoy, entre la (relativa) belleza del paisaje y la monstruosa resaca de lo que pasó ayer, el silencio era un absoluto. Hasta que ella, bajando el parasol del copiloto se arrancó un pelo y dijo: Mira, una cana. Parece nailon.

Sonreimos. Junto a la carretera un viejo estiraba los brazos con los dedos entrelazados y las palmas hacia fuera.

posted by vendell 20:07

0 Comments


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://verbascum.blogalia.com//trackbacks/1261

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.92.153.90 (582d175d53)
Comentario
¿Cuánto es: diez mil + uno?

Past
<Junio 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             






The verbascum files


Daurmith en Babel
Jaio, espiando
El Pez
El Paleofrik
Willy Sifones
Amelia Mateo
Pawley
Peke
MH
Césare
microsiervos
Lynx
Pereiro
León
Cristobo

Blogalegos ilustres



Blogalia