Inicio > Historias > Supermercado

2004-03-24

Supermercado
Bajo al supermercado con la sensación de haber dormido poco estos días. A fuerza de ver estanterías llenas de cosas ya nada despierta excesivamente mi interés, quizá las frutas tropicales, que mes a mes se van colando en los dominios de las reinas de la sonrisa. Qué encanto de fruteras. Mientras camino por el pasillo con vistas a los calamares veo pasar al señor del peluquín, un hombrecillo mayor vestido siempre igual, con la misma sonrisa hermética bajo una costra de cabello cortada como el pelo de los geipermanes. Peluquines como esos hay que saber defenderlos, y el hombrecillo no está por la labor… allá él.; a lo mejor el bisoñé es un regalo, como la pulserita de cordel que asoma cuando algunos ejecutivos alargan el brazo para coger la pera más tierna o el melocotón menos mazado. Caramba, cuántos ejecutivos rondando la frutería. Sé que lo son por sus zapatos, pero sobre todo por sus calcetines, esos que se venden en los expositores junto a la caja, cerca de la puerta donde espera apostado un yonqui nerviosísimo: algo para comer, lo que sea, pide. Mientras espero mi turno para pagar echo un vistazo a lo que lleva la señora que me precede: un montón de cosas de señora sin nietos que revelan un inconfundible lifestyle de televisión y paseos: vernel, snacks, pan de molde sin corteza, un paquete de fiambre Pavofrío y la clásica botella de Anís del Mono.

Petrificado, descubro que en aquella encrucijada de miradas, objetos y deseos hay, otra vez, una historia que no seré capaz de contar.

posted by vendell 01:00

12 Comments


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://verbascum.blogalia.com//trackbacks/16984

Comentarios

1
De: Algernon Fecha: 2004-03-24 04:49

Confiese Don Vendell, usted tiene ganas de revolución ;)



2
De: Algernon Fecha: 2004-03-24 11:24

Descalza, lo es y mucho! :)

Aquí tienes un relato mio al respecto

(O aquí, si el otro no funciona)



3
De: Yogurtu Fecha: 2004-03-24 11:35

Los comentarios salen un poco desordenados ¿no? O eso... o es que ya soy presa del delirium tremens.

Cielos.



4
De: Yogurtu Fecha: 2004-03-24 11:36

No cabe la menor duda, los comentarios aparecen donde mejor les parece.



5
De: Vendell Fecha: 2004-03-24 13:39

Bueno, no tanto, aunque a lo mejor marcho a vivir al campo ;-)



6
De: Yogurtu Fecha: 2004-03-24 14:00

Un yonqui nervioso, "cold turkey" y anestesia para salir del (anís del) mono... ¿de qué está intentando quitarse usted?



7
De: Descalza Fecha: 2004-03-24 14:37

Lo del campo se lo recomiendo...Creo que ir al súper es toda una aventura...



8
De: Jaio la espía Fecha: 2004-03-24 14:39

¡Lo que le da de sí cualquier actividad doméstica, señor Vendell!

Por cierto que no puedo sonreirme de medio lado cada vez que me dispongo a planchar (pasar o ferro) y recuerdo que esa es una de sus favoritas para pergeñar sus historias.

Esas con las que siempre nos sorprende (el "nos" es mayestático, por supuesto).

Esas que, a veces, ni siquiera usted es capaz de contarnos.



9
De: Jaio la espía Fecha: 2004-03-24 14:40

En el comentario anterior, lo que no puedo es "evitar sonreirme", no "sonreirme". Disculpe.



10
De: Vendell Fecha: 2004-03-24 21:18

Diosssss, qué cashondeo de comentarios. ¿Será esta la revolución de la que habla Algernon?

Jaio, le juro que este post está basado en hechos reales.



11
De: peke Fecha: 2004-03-25 12:50

Quedo roída pola curiosidade con esa historia que non será capaz de contarnos. Anímese, home, faga un esforzo e intente contala. ¡Ea!



12
De: Vendell Fecha: 2004-03-26 00:41

Animado estou, o que pasa é que non sei. ¡Xa me gostaría!



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.221.147.93 (0443171722)
Comentario
¿Cuánto es: diez mil + uno?

Past
<Diciembre 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            






The verbascum files


Daurmith en Babel
Jaio, espiando
El Pez
El Paleofrik
Willy Sifones
Amelia Mateo
Pawley
Peke
MH
Césare
microsiervos
Lynx
Pereiro
León
Cristobo

Blogalegos ilustres



Blogalia