Inicio > Historias > Frescor infrarrojo

2005-10-03

Frescor infrarrojo


Digo que voy a hacer una gestión y me escapo a ver el eclipse de Sol, parcial en mi pueblo, armado con el consabido tubito y un colador. Por el camino veo como unos profesores obligan a los niños a entrar en el gimnasio, aunque por más que afino el oído no logro escuchar la alarma antiaérea. Recuerdo que el viernes los niños llegaron a casa con una circular recordando a los padres que debíamos enviarlos debidamente protegidos contra el eclipse… no sea que se disuelvan. Cuando llego al planetario veo a un montón de gente con las famosas gafas del eclipse, que ni venden ni regalan, sino que ponen a disposición del público desafiando todas las nociones de propiedad. Algunas personas mayores se comportan como si estuvieran en Nueva Orleáns – lo que es mío es mío-, aunque en general la gente parece divertida con esta especie de vuelta al comunismo infantil tan de sms: ¿Me prestas las gafas? Sí, pásalas.

Al final, las gafas esas son un poco fiasco, porque lo bonito del eclipse es verlo proyectado en el tubito o a través de unos prismáticos, y disfrutar de lo que pasa a nuestro alrededor: la sensación de que el sol tiene cada vez menos vatios, la luz que azulea, el filtro de las ramas de los árboles proyectando en el suelo soles como cimitarras, los rostros llenos de ilusión y sorpresa y, sobre todo, el frescor que acompaña a esa luz fantasmal de media mañana.

Ese frescor, supongo, se debe a que las distintas componentes de la luz solar interaccionan con la atmósfera de forma diferente. La luz azul se dispersa fácilmente y nos llega de todas direcciones (de ahí que el cielo nos parezca de ese color), mientras que a medida que avanzamos por el arcoiris hacia el rojo la dispersión es cada vez menor (y por eso los atardeceres se tiñen de rojo). Más allá del rojo encontramos la radiación infrarroja, que es cualitativamente igual a la luz visible, sólo que nosotros no la vemos. Esta radiación transporta calor y se dispersa todavía menos que la luz roja. Para que nos entendamos, es lo que hace que el Sol “pique” en un día despejado. Así pues, con el Sol eclipsado casi en un 90%, nos llega bastante luz azul, mucha menos amarilla, naranja y roja y todavía menos infrarroja. Lo que está en el cielo es el Sol y parece el Sol, pero los componentes de su luz nos llegan en unas proporciones que no son las habituales.

Lástima que dure tan poco ¿Alguien se apunta a Turquía?

posted by vendell 19:57

9 Comments


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://verbascum.blogalia.com//trackbacks/33501

Comentarios

1
De: ElPez Fecha: 2005-10-03 20:24

Si se anima Vendell, yo me animo también y nos vamos a Libia... tengo unos buenos amigos que han montado ya todo el cotarrillo. Día 1: Barcelona-Trípoli. Allí el día 2. El día 3 volando a Sabha y luego en 4x4 (16) a Tmissah. El día 4 se llega a pleno Sahara, a Waw al Namus, donde se verá el eclipse el día 5. Luego a Waw al Kabir (y los lagos Mafu y Gaberoun), (y hay dunas volcánicas). Día 7 de vueta a Sabha, y a Tripoli, luego el día 8 se visita Leptis Manga. El día 9 el sueño del Sahara se acaba volviendo a Barcelona -aunque imagino que una visita por el Raval permitirá recordarlo-. La broma: como 1200 ebros, viajes, alojamiento y pensión completa incluidas.



2
De: Anónimo Fecha: 2005-10-03 20:25

No era "Leptis Manga", sino "Magna", cosa estaría pensando...



3
De: peke Fecha: 2005-10-03 20:48

Ahora me explico el fresquito de esta mañana.



4
De: Zifra Fecha: 2005-10-03 21:34

¡coño, Pez! ¡que tengo congreso en Delfos y no me lo quiero perder... pero esa oferta... jo... ¡como tienta!



5
De: Vendell Fecha: 2005-10-03 21:38

Caramba Pez. No sabe lo que acaba de hacer ;-)



6
De: Martin Pawley Fecha: 2005-10-04 00:10

1) Lo de que las gafas es un poco fiasco es una broma, ¿no? Lo de los tubos mola mazo, pero nada como echarle una miradita al Sol debidamente protegido...

2) Impresionante la reducción de luz, la verdad. Tenía yo mis dudas de que se notara mucho al ser la variación tan gradual, por aquello de que el ojo se va acostumbrando y eso. Pero sí se nota, ¡vaya si se nota!

3) ¿Y no habrá una opción más baratita en Turquía o en Libia, con menos desiertos y dunas y cuatros por cuatros?



7
De: Anónima Fecha: 2005-10-04 13:52

Pues a mi me ha impresionado la foto. Desde donde yo lo ví no había árboles y no se me ocurrió buscar alguno para ver ese efecto. Me alegro de haberlo visto aunque sea en foto. ¡gracias!



8
De: peter Fecha: 2005-10-04 14:34

impresionante el efecto. yo tambien noté la reduccion de luz



9
De: MH Fecha: 2005-10-04 16:31

No vean el ambientazo en el planetario de Madrid. Se ve que esta es una ciudad de ociosos, malentretenidos y funcionarios. Y que se apuntan a un bombardeo, aunque sea de fotones.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.198.103.13 (516676786a)
Comentario
¿Cuánto es: diez mil + uno?

Past
<Septiembre 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
             






The verbascum files


Daurmith en Babel
Jaio, espiando
El Pez
El Paleofrik
Willy Sifones
Amelia Mateo
Pawley
Peke
MH
Césare
microsiervos
Lynx
Pereiro
León
Cristobo

Blogalegos ilustres



Blogalia