Inicio > Historias > Chacona

2008-05-11

Chacona





La primera vez que escuchó la chacona que pone fin a la segunda partita Bach sintió que los pelos de los brazos se erizaban abriéndose paso por el enrejado de algodón de la camisa, y a través de los nudos del jersey. Tuvo incluso la sensación de estar desprendiendo un olor un poco raro, aunque no se atrevió a mirar a su alrededor para comprobar si alguien más lo notaba. ¿Qué oscuros mecanismos hacían que aquella sucesión de ruidos emitidos por la vibración de cuatro cuerdas sobre una caja de madera desencadenasen semejante reacción emocional?

Cuando todo acabó, mientras la gente aplaudía, pensó en lo mucho que había llegado a devaluarse el concepto de obra maestra.



posted by vendell 12:46

2 Comments


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://verbascum.blogalia.com//trackbacks/57327

Comentarios

1
De: Blanca Fecha: 2008-05-12 16:14

¡Una maravilla!

¿La persona protagonista de este post no será por casualidad la misma que, según el post "Contra los caníbales", decía que si alguna vez llegaba a encontrarse en peligro de ser devorado por unos caníbales les tocaría esta pieza, y que así se darían cuenta de lo que significa ser un ser humano, y por qué no podemos comernos los unos a los otros.?



2
De: Vendell Fecha: 2008-05-12 21:13

No! Es otra. A la del caníbal ni la conozco, a ésta sí. Los violinistas también son distintos: allí Milstein, acá Heifetz. Podría ocurrir que el caníbal saliese melómano y no le gustase una de las interpretaciones.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.166.172.33 (fb9a5f407d)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

Past
<Abril 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            






The verbascum files


Daurmith en Babel
Jaio, espiando
El Pez
El Paleofrik
Willy Sifones
Amelia Mateo
Pawley
Peke
MH
Césare
microsiervos
Lynx
Pereiro
León
Cristobo

Blogalegos ilustres



Blogalia