Inicio > Historias > Para quienes odian las matemáticas

2003-05-17

Para quienes odian las matemáticas
... que por cierto sois mayoría, según las encuestas. Una pena, o quizá un rotundo éxito del stablishment, porque si hay algún conocimiento que nos abra las puertas de la libertad éste es, sin duda, las matemáticas. Algunos ejemplos. Ahora toca votar, al menos en esta parte del mundo. Pero como a los partidos políticos les resulta poco rentable o demasiado laborioso ponerse de acuerdo, han echo todo lo posible por minimizar el natural acontecimiento de que los candidatos elegidos no tengan mayoría absoluta. Para ello se recurre al invento de la opción D´Hont, sarcásticamente bautizada como Ley D´Hont para que a nadie se le pase por la cabeza cuestionar su imperativa necesidad. Porque claro, es absurdo que en una democracia madura el pueblo exija a sus gobernantes que se pongan de acuerdo cuando las preferencias están repartidas más o menos equitativamente entre las distintas propuestas políticas. Faltaría más; es mejor acudir a la enciclopedia del trilero y ver cómo resolvemos el problema, aunque en el viaje se nos diluya la vieja aspiración de un hombre, un voto a favor del hoy por ti y mañana por mi.

Más. En nocturna conversación descubrimos que para una vez que podíamos usar las matemáticas - esto es, cuando contratamos la hipoteca que constituye el principal episodio económico de nuestra vida - resulta que todo lo que sabemos no nos sirve de nada. Calculo semejanzas, hago conjuntos, derivo, integro y grafico, pero cuando voy al banco no me queda más remedio que preguntar aquello de pero vamos a ver, en confianza, ¿cuánto voy a pagar a final de mes? Mejor para los bancos, que como se habrán dado cuenta siempre ganan con independencia del rumbo de la economía. ¿No les parece sospechoso?

¿De verdad no les parece sospechoso?

posted by vendell 09:53

9 Comments


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://verbascum.blogalia.com//trackbacks/8077

Comentarios

1
De: Vendell Fecha: 2003-05-17 10:00

Vaya, parece que ha habido una conmoción en la fuerza, porque resulta que The Fish también hablaba estos días de las mates. Serán las plantígradas compañías...



2
De: JJ Fecha: 2003-05-17 17:01

Todo lo contrario, la ley d'Hondt beneficia a las mayorías frente a las minorías, se supone que para incrementar la estabilidad. El sistema proporcional puro, como usan en Israel e Italia, da lugar a muchos partidos minúsculos que pueden llegar a tener mucha fuerza en el Parlamento (como sucedía en Italia con el partido Radical, o con los partidos religiosos en Israel)



3
De: Algernon Fecha: 2003-05-17 20:10

De pequeño no odiaba las matemáticas, pero tampoco me gustaban. Creo que no percibía en ellas su importancia. Y la forma de enseñarlas era pésima.

Pero ahora las amo cada día más. Ha sido como casarse con una mujer que odiaba, y de la cual voy enamorándome con el paso de los años...



4
De: fernand0 Fecha: 2003-05-17 23:06

A las matemáticas en la enseñanza les sucede que son la hermana pobre: cuantos químicos, físicos y otras cosas andan enseñando matemáticas, sin tener la base suficiente en determinados aspectos (ni el gusto suficiente por el tema).



5
De: Martin Pawley Fecha: 2003-05-18 01:54

A mi últimamente ya me parece sospechoso todo, hasta que el cielo se cubra de nubes pocas horas antes de un eclipse de luna.

Las matemáticas son sin discusión la ciencia más fácilmente aplicable a la vida cotidiana, que nos es útil para entender las hipotecas, el recibo de la luz y los manejos de cualquier gobierno con las pensiones (te subo dos puntos la paga y otro puntito la retención de paso). Pero lo que se explica en las escuelas son cosas como el cálculo del área bajo una curva mediante integrales, a rapaces que no tienen recursos para distinguir si cien metros cuadrados es una superficie más grande o más pequeña que la de un campo de fútbol. Así luego nos salen las manifestaciones con muchosmil-quinientos asistentes...

Por cierto, no sé si seré yo o si será JJ, pero creo que uno de los dos no le hemos entendido bien.



6
De: Pedro_cre Fecha: 2003-05-18 07:57

Vendell, detrás del cuadro de amortización de un préstamo hipotecario hay mucha matemática (aplicada a las operaciones financieras): matemáticas financieras. Lo detestable que es un cuadro de estas características y lo interesante que es demostrar las fórmulas para calcular las cantidades que en él aparecen. Y la estadística, ahh, la estadística, qué gran instrumento de manipulación.



7
De: Vendell Fecha: 2003-05-18 10:57

JJ, yo creo que el recuento de los votos en unas elecciones no es el problema, sino que es la voluntad expresada por los ciudadanos. Lo que tienen que hacer los que se presentan candidatos es apañárselas para convertir esa voluntad expresada meridianamente en gobiernos que reflejen la pluralidad del sentir popular. Y si no son capaces de hacerlo o les resulta muy sufrido, lo tienen muy fácil: que se busquen otro trabajo y le dejen el sitio a quien tenga el talante democrático para enfrentarse a esa realidad.



8
De: El GNUdista Fecha: 2003-05-19 05:29

Un día apliqué aquellas cosas sobre espacios vectoriales a un problema del trabajo, en el que se manejaban miles de vectores de 24 dimensiones....

El problema era miles de expedientes a subvencionar y con 24 variables independientes a considerar, utilizando algunas de esas tonterías que nos enseñaban en el bachillerato el trabajo de meses se redujo a pocas horas, incluso permitía un control que antes no existía modificando de una forma sencilla un simple vector.



9
De: Vendell Fecha: 2003-05-24 10:18

Sr. Vendell: es la regla D´Hondt, que parece Vd un analfabeto.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.221.75.115 (d016a1f85d)
Comentario
¿Cuánto es: diez mil + uno?

Past
<Noviembre 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
             






The verbascum files


Daurmith en Babel
Jaio, espiando
El Pez
El Paleofrik
Willy Sifones
Amelia Mateo
Pawley
Peke
MH
Césare
microsiervos
Lynx
Pereiro
León
Cristobo

Blogalegos ilustres



Blogalia